Debo reconocer que cuando mi novia me invitó a cenar a un restaurante de pescados y mariscos, en Buenos Aires, la idea no me atrajo en lo absoluto, ya que desde pequeño nunca me habían gustado y no creí que ahora, de adulto, eso cambiaría. Sin embargo, me equivoqué completamente. Mi novia había comprado una oferta para un restaurante de Buenos Aires dedicado únicamente a la preparación de pescados y mariscos con el único fin de hacerme cambiar mi opinión acerca de estos alimentos, y lo consiguió. En el restaurante de Buenos Aires, la oferta de pescados y mariscos era tan variada que incluía camarones, pulpos, centollas, calamares, merluza, salmón y reineta. Al principio, no me fue fácil escoger un plato de la oferta (ya que no tenía intención de comer ninguno), así que mi novia escogió por mí uno de reineta a la plancha, el que me encantó.

Me volví adicto a encontrar en Buenos Aires ofertas en pescados y mariscos.

No me resultó fácil decirle a mi novia que me había encantado el plato del restaurante de pescados y mariscos, pero ella, con solo ver mi cara, comprendió que me había gustado. Cuándo le pregunté por qué no había probado ese plato antes en Buenos Aires, ella me dijo que quizás había probado otras formas de preparar la reineta, pero que nadie se podía resistir a una reineta a la plancha. Desde entonces, me he vuelto a encantar con la oferta de pescados y mariscos, tanto que se podría decir que son mi comida favorita, así que cada vez que Groupon publica una oferta para Buenos Aires, compro una e invito a mi novia.

Más