Compré una oferta para un blanqueamiento dental en Groupon Córdoba por el solo hecho de que tenía un 70% de descuento. Mis dientes estaban bien, pero ya que tenía el voucher fui a hacerme el tratamiento dental para mejorar mi ya bella sonrisa. Una vez terminadas las sesiones quedé satisfecha con el resultado, pero cuando fui a visitar a mi hermano a su nueva casa en Córdoba me di cuenta que el cigarro tenía sus dientes bastante amarillos y que el blanqueamiento dental habría sido mejor aprovechado por él. Me sentí tan mal después de verlo que entré otra vez al sitio de la oferta para comprarle un tratamiento, que me agradeció semanas después con un lindo vestido. A mi mejor amigo también le gustó el resultado del blanqueamiento dental, así que al igual que a mi hermano le regalé la oferta para que fuera en Córdoba, recibiendo a cambio un abrigo como agradecimiento.

Con la oferta de blanqueamiento dental hay sonrisas cada vez más lindas y un armario cada vez más lleno en Córdoba.

Tanto mi hermano como mi amigo eligieron prendas muy bonitas para agradecerme el blanqueamiento dental, así que comencé a fijarme en las sonrisas de quienes me rodeaban y regalé algunas ofertas más, para ver si se repetían los presentes con otras personas de Córdoba. El sistema continuó con remeras, pañuelos e inclusos zapatos que me llegaban luego que mis amigos cobraban el blanqueamiento dental. Esta oferta me hizo quedar bien con quienes quiero y además me ahorró varias tardes de compras en Córdoba.

Más