Mi hija desde hacen mucho tiempo estaba obsesionada con la idea de ir a algún local de Mendoza a hacerse un piercing en la lengua. Era tanta su obsesión y tanto lo que me insistía con el asunto que un día, cansada de lo mismo, le dije que cuando cumpliera los quince años, podría hacerse el piercing que quisiera. Naturalmente, mi oferta para que se quedara tranquila la olvidé con rapidez y cuando mi hija cumplió los quince años, no la recordaba. Sin embargo, ella sí la tenía muy fresca en su memoria y el día de su cumpleaños, llegó a cobrar mi palabra. Mi primera solución para evitar que me hija fuera a Mendoza a hacerse un piercing fue decirle que no conocía ningún lugar establecido y que me diera la suficiente seguridad para que se lo hiciera. Pero ella anticipándose a mi respuesta, llegó con la solución: una oferta de piercing de Groupon Mendoza.

La oferta de piercing en Mendoza fue mucho más fuerte que yo.

Como yo siempre compraba las ofertas de Groupon para Mendoza, por la confianza y la calidad de los servicios que ofrecía, no fui capaz de rechazar la oferta de mi hija y la autoricé para hacerse el piercing que tanto deseaba. Aunque la única condición que le di fue que pudiera acompañarla yo. Sin embargo esta fue la peor idea que se me pudo ocurrir, ya que si bien mi hija pudo hacerse su piercing en la lengua con la oferta para Mendoza sin problemas y quedó muy feliz, yo en cambio, no resistí los nervios y me desmayé por la impresión.

Más