Mi tía Clemence vino a visitarnos a Buenos Aires desde Francia y lo primero que me dijo al llegar fue que necesitaba un coiffeur. Claramente, ni yo ni mi familia le entendimos lo que quería decir, pero luego ella nos explicó que coiffeur significaba peluquero y que su cabello lo necesitaba con urgencia, ya que en Buenos Aires su pelo se ponía horrible y pajoso. Como mi peluquero favorito se fue a trabajar al extranjero, no supe cuál recomendarle en ese momento, por lo que me puse a buscar ofertas en el sitio de descuentos Groupon, pues ahí siempre encuentro las ofertas que necesito, y de seguro encontraría el “coiffeur” que mi tía tanto necesitaba, a un precio oferta incomparable.

Mi tía Clemence es la más feliz con la oferta de coiffeur que encontré en Buenos Aires.

Tal como me lo imaginaba, ahí estaba la oferta de coiffeur que mi tía Clemence quería, ya que, como por arte de magia, era para una peluquería francesa que quedaba en Buenos Aires, cerca de la Plaza de Mayo. Era la primera peluquería francesa de la que oía en Buenos Aires, así que le compré esa oferta a mi tía, ya que sabía que le iba a fascinar. Ella no lo podía creer y apenas le pasé el cupón de la oferta, ella fue y a las pocas horas volvió a casa con un peinado nuevo bárbaro. Ni ella lo podía creer, estuvo horas mirándose al espejo y repitiendo “ou lalá, qué buen coiffeur me recomendaste, querida”. Ahora lo único que quiere es quedarse para siempre en Buenos Aires, el lugar donde están las mejores ofertas de coiffeur.

Más